Diseño y proyectos de iluminación: de la vista a la luz de los sentidos

LUZ

La luz forma parte indispensable en los proyectos de interiores , arquitectónicos, urbanos y comerciales, y para diseñarla hacen falta de herramientas avanzadas como Dialux. Desde los inicios de la luz artificial, la iluminación arquitectónica y alumbrado público se basaban en el hecho de disponer de la cantidad de luz necesaria para poder llevar a cabo las actividades deseadas, mientras no se disponía de luz natural.

En los primeros proyectos de iluminación artificial, deslumbramientos y sombras predominaban en los puestos de trabajo, así como los excesos de luz. Condiciones que no solo no beneficiaban a la vista del trabajador, sino tampoco al trabajo realizado. Poco a poco se consideró el hecho de formular las primeras normas de iluminación para regular las cantidades y tipo de iluminación a utilizar, dependiendo del trabajo a realizar.

Este tipo de iluminación sólo definía lo que una persona necesitaba ver. Una vez regulada la normativa de iluminación, y aplicada adecuadamente según el espacio a iluminar, aparecieron nuevas maneras de percibir la luz. Pero este tipo de iluminación no definía lo que una persona ve y siente a través de la iluminación de espacios y objetos.

Con el tiempo se descubrió otro tipo de iluminación, basada en la percepción de la luz como elemento a considerar en la decoración y planificación de espacios y eventos. La calidad de la luz empezaba a primar sobre la cantidad y este hecho hizo descubrir un sinfín de modalidades a la hora de componer ambientes y situaciones en las distintas ramas del arte.

Se definieron por tanto tres interpretaciones distintas de iluminación: luz para ver, luz para mirar y luz para contemplar.

La luz para ver es el origen, de donde viene la historia del confort visual del trabajador. Se utiliza para asegurarse de que el espacio y los objetos en él son visibles. Es la iluminación general.

Para guiar nuestra atención hacia distintos elementos de un mismo espacio se utiliza la luz para mirar. En este caso la luz transmite la información que se quiere proporcionar, lo más importante. Las zonas iluminadas atraen involuntariamente la atención de las personas. De esta manera, por ejemplo, podemos deducir cuál será el reloj más valioso de una joyería. La luz nos da esa información.

Y por último destacamos la luz para contemplar. En este caso, la luz no sólo nos ayuda a diferenciar la importancia de la información que nos ofrecen los espacios u objetos iluminados, sino que se convierte en información por sí misma. Proyecciones, colores, reflejos en diferentes materiales, etc. hacen que la luz cumpla un papel excepcional a la hora de informar sobre algo específico. Es irrelevante el espacio a iluminar y el objeto iluminado. En este caso, lo relevante es la luz.

Con esta percepción de la iluminación, los proyectos estimulan los sentidos de todo aquel que haya encontrado la luz en un espacio, proyectada en un objeto y contemplada en una experiencia.

Esta evolución del diseño, control, calidad de la iluminación ha sido captada por el software Dialux EVO, con el cual desarrollamos proyectos de iluminación desde habitaciones hasta grandes vialidades, en nuestra opinión es un software muy potente para el desarrollo de proyectos de iluminación de calidad, tanto profesionales como empresas y estudiantes vienen constantemente a nosotros para que les enseñemos a controlarlo.

 

Share your thoughts