Diferencias, pros y contras entre los dos softwares más utilizados para renderizar modelos tridimensionales.

Los motores de renderizado son componentes fundamentales para todos los involucrados en el modelado 3D: de hecho, son softwares que se centran en el cálculo de renders, el apoyo a los programas de modelado tradicionales y la producción de imágenes fotorrealistas.

El problema, especialmente para aquellos que son nuevos en este campo, es que no siempre es muy fácil elegir uno en particular. Decidimos centrarnos en los dos más famosos y más utilizados: VRAY, desarrollado por Chaos Group  y utilizado por numerosos programas gráficos (como Studio Max, Maya, Rhinoceros, Cinema 4D, Softimage XSI, SketchUp, Blender) y Octane Render, de OTOY , una startup con sede en California que se puede integrar, por ejemplo, con 3D Studio Max, Maya y Lightwave.

 

Pero antes de compararlo, debemos de hablar acerca de la teoría detrás de motores de renderizado en 3D.

Hay dos grandes familias de motores de renderizado 3D: basados ​​en CPU y GPU. En la primera el procesador es responsable por  el proceso de representación, mientras que en el segundo las tarjetas de vídeo están a cargo.

La diferencia más obvia entre los dos métodos es la cantidad de operaciones que se pueden realizar simultáneamente: una CPU puede realizar decenas a cientos de operaciones al mismo tiempo, mientras que una GPU puede realizar hasta mil diferentes.

La segunda diferencia se refiere al uso de la memoria. Este es el principal punto débil de los motores de GPU. Utilizan tarjetas de video VRAM que alcanzan un máximo de 32 GB en el caso de los nVidia que son los más caros. Los motores de CPU, por otro lado, aprovechan la memoria RAM. Incluso una computadora personal normal puede expandirse fácilmente hasta más de 64 GB.

Esto puede causar varias limitaciones: cuanto más memoria esté disponible, más polígonos se pueden representar en la escena; cuanto mayor sea la calidad de las texturas, mayor será el tamaño de la representación y mayor será la calidad de las soluciones como el desplazamiento, el desenfoque de movimiento, etc.

Incluso por razones de compatibilidad, las CPU de procesamiento tienen algunas ventajas. Se pueden adaptar a cualquier tipo de procesador en el mercado. Por el contrario, muchos procesadores de GPU usan solo tecnología CUDA que solo se puede aplicar a tarjetas de video nVidia y no a tarjetas AMD.

Al final podemos decir que para un motor de renderizado basado en CPU necesitas un procesador, una placa base y una RAM de alto rendimiento.

Sin embargo, puede ahorrar en las ofertas de la tarjeta de video básicamente solo con la vista de ventana gráfica. En el caso de los motores basados ​​en GPU, el procesador se usa para cargar escenas y geometría. Su rendimiento es importante, pero mucho menor que el de las tarjetas de video, que se ocupan del proceso de renderizado.

La placa base, en este último caso, puede no ser la mejor, pero el consejo es comprar una con muchas ranuras PCIexpress, en caso de que desee actualizar el sistema más adelante agregando nuevas tarjetas de video. Por esta razón, invertir en un motor de GPU es normalmente más costoso, al menos inicialmente. Hemos considerado dos motores hasta ahora, VRAY que está basado en CPU y Octane que está basado en GPU.

Pros y contras de VRAY y Octane

VRAY, por ejemplo, se considera el motor más flexible, ya que permite recrear cualquier tipo de escena y admite muchas herramientas y complementos diferentes, pero también muchos materiales y mapeos, mientras que Octane es mucho más limitado.

Sin embargo, según la configuración de las representaciones, Octane es mejor porque permite obtener resultados satisfactorios incluso con configuraciones mucho más simples; además de evitar todos los problemas (ser un motor imparcial) como manchas o parpadeos en la escena.

Esto solo podría eliminarse con mucho trabajo y esfuerzo al usar VRAY. Por otro lado, en cuanto al uso de memoria, VRAY parece prevalecer, porque usa RAM en lugar de la VRAM limitada. Otras ventajas de Octane son la iluminación, la cámara y la exposición.

Se puede lograr resultados reales con ambos motores, pero al usar VRAY esta operación puede ser mucho más complicada y menos intuitiva, especialmente para los menos experimentados. Finalmente, en lo que respecta al renderizado en red, la ventaja de elegir Octane es la de usar solo la tarjeta de video para computadoras secundarias: solo será necesario comprar la licencia de software, pero no las de los complementos.

En resumen, VRAY y Octane tienen características muy diferentes y cada uno tiene diferentes situaciones. El consejo, si es posible, es aprender a usar ambos, para que pueda usarlos en ocasiones específicas.

Sin embargo V-Ray es el estándar de la representación 3d. Es excepcional el aumento en la demanda de profesionales en este ámbito por parte de las empresas de todo el mundo actualmente. Por lo cual un Curso Online de V-Ray te permitirá convertirte en un experto en la materia, y todo ello desde una formación principalmente práctica. A través de variadas actividades y proyectos completos podrás adquirir los conocimientos suficientes para ejercer profesionalmente de forma solvente. Además conocerás en detalle mi flujo de trabajo a la hora de afrontar un proyecto profesional.

Share your thoughts