Los increíbles efectos especiales del show de Drake

La gira de Drake Aubrey & The Three Migos ha dejado con la boca abierta a todos, incluida la cantante Adele.

Los recientes shows que ha presentado el reconocido y múltiple veces premiado canadiense exprimen al máximo lo último en tecnología audiovisual. El encargado y responsable de ello fue el director creativo Willo Perron, quien ha trabajado anteriormente para Rihanna, Nike y Kanye West.

Los recientes shows que ha presentado el reconocido y múltiple veces premiado canadiense exprimen al máximo lo último en tecnología audiovisual.

Un piso LED proyectó increíble efectos especiales desde un escorpión en 3D (en referencia al nombre del último álbum del cantante) que parecía levemente sumergido en el piso de una caja, hasta una proyección de un avión de hielo que  se “agrietaba” al pisar. Para ello se utilizaron reactores de movimiento que tenían la función de crear contenido reactivo en el piso del escenario.

Drake llevaba un detector de movimiento del tamaño de un celular que rastreaba los movimientos y los devolvía a los sensores de movimiento instalados en el escenario.

Se utilizaron reactores de movimiento para crear contenido reactivo en el piso del escenario.

La iluminación no fue nada convencional, además de los accesorios de iluminación habituales Willo Perrón incorporo 200 drones cuya función era aportar iluminación extra (coreografiada) sobre el escenario.

Para que la mayor cantidad de público tuviera la posibilidad de interactuar de una manera más cercana con el cantante y los efectos especiales, se eligió para el escenario un diseño inspirado en una cancha de basquetbol donde el público se coloca sobre los 4 lados y no solo en la parte delantera como es habitual.

El director creativo incorporó 200 drones cuya función era aportar iluminación extra (coreografiada) sobre el escenario.

Se eligió para el escenario un diseño inspirado en una cancha de basquetbol donde el público se coloca sobre los 4 lados y no solo en la parte delantera como es habitual.

Sin embargo lo que más impresionó al público fue un Ferrari amarillo que estuvo volando durante todo el espectáculo. Claro que por razones de seguridad no se trata de un auto real, Perron y sus colaboradores crearon una réplica exacta de espuma rellena con un globo gigante de helio.

Esta réplica estaba apoyada en una flota de pequeños drones controlados por capacitados ingenieros fuera del escenario, es por esto que el equipo expresaba que era como un drone gigante de helio.

 

Share your thoughts