Social & Energy Visual Data

Tecnología como medio artístico

Estamos empezando una recopilación de proyectos artísticos que usan las nuevas tecnologías para generar interactividad, dando por resultado interfaces entre humano - máquina. Esta recopilación nace como un anexo a la plataforma empresarial y académica que estamos desarrollando "INTERFACES 4.0", a su vez como complemento de nuestra investigación iniciada desde el 2008 iniciada por el proyecto de la torre en Dubai, donde conceptualizabamos un edificio-interface, que permitiera el envio de información transparente al ciudadano, o bien como nuestro árbol artificial que permite generar energía eléctrica al mismo tiempo de dar sombra, eliminar el CO2 del ambiente, proover de internet, generar biomasa y electricidad y cederla a su entorno.

Vemos en estas obras artísticas un gran trabajo de exploración por parte de sus creadores que nos dan pie a pensar en nuevas realidades en el diseño de la interactividad de nuestros cuerpos, mente con los espacios, objetos y ciudades.

La selección se basa en obras artísticas contemporáneas donde el observador participa activamente en la creación de la obra, es decir, en lo que se conoce como arte interactivo. Una muestra serían las instalaciones interactivas, que permiten al observador andar sobre la obra o influir de algún modo cambiando su estado. Utilizan tecnología electrónica y/o digital (audiovisuales, computerizadas, telemáticas) interactivas, es decir, basadas en interfaces técnicas que transforman la información del observador (movimiento, tacto, sonido...) en contenido artístico, haciendo participar al observador en el resultado de la obra.

A medida que vayamos conociendo más obras y más artistas, está página irá aumentando de tamaño, creando más vínculos a nuevos posts con las obras específicas y con la explicación de lo que los creadores han querido trasmitir y desarrollar. Por lo que si estas interesado en este tema de interfaces, te sugerimos que regreses de vez en cuando o bien te suscribas a nuestro blog o redes sociales.

Durante los últimos quince años los artistas se han acercado a la tecnología digital de todas las maneras posibles: para explorar sus posibilidades estéticas inéditas y para subvertir los usos que sus diseñadores les dieron y hackearlas para sus propios fines. También para revelar las ideologías que se esconden tras sus interfaces y abrir la conversación sobre su función política. Pero en estos 15 años, ha pasado algo que es, como mínimo, igual de importante: los artistas decidieron asumir la responsabilidad de crear sus propias tecnologías.

Los lenguajes de programación informática y dispositivos electrónicos creados por artistas y para artistas ya no son una curiosidad. Se utilizan a diario en miles de escuelas de arte y diseño, y hacen funcionar proyectos en museos de todo el mundo. En disciplinas como la música electrónica, la robótica, las instalaciones que responden al usuario o incluso la danza, estas herramientas de software y hardware se cuentan ya por decenas. Las más populares, sin duda, son Processing y Arduino.

Para Paula Antonelli, la influyente comisaria jefe del departamento de diseño del MoMA, Processing y Arduino suponen “las dos incorporaciones más importantes al repertorio del mundo del arte en los últimos 20 años”.

Brian Knep, 2003-4, Healing Series,

Roy Ascott

Claudia Giannetti

Share your thoughts