Edificios Inteligentes = Automatizados! La naturaleza como modelo.

Se han preguntado ¿Como es un edificio inteligente? Podríamos decir que es un sistema muy diferente que implica que los usuarios no tienen que hacer más que comportarse de forma totalmente natural. Es un edificio que utiliza una tecnología para proporcionar a todos sus habitantes con lo que requieren de forma individual: una temperatura ideal, aire fresco, iluminación óptima, acceso a las habitaciones, protección solar, información y mucho más. Por supuesto, también requiere de una interfaz, en el caso que la idea del usuario de óptima sea diferente al del resto del edificio. Sin embargo, esta tecnología convierte al edificio en uno tan inteligente que no es probable que esto suceda.

Smart Building Design (Diseño de edificios inteligentes) significa planear todos los aspectos técnicos de un edificio. En la práctica común de construir, esta disciplina casi nunca se lleva a cabo. La conexión en red de todos los componentes técnicos y sus instalaciones (desde el ascensor hasta el control de acceso) puede proporcionar un significativo aumento en las funciones sin costo adicional, a diferencia de cuando se planifican por separado donde la conexión es limitada. Además de los atributos conocidos de la automatización: eficiencia energética, confort y comodidad y seguridad, un edificio inteligente ofrece a sus usuarios otras cualidades como la libertad, la naturalidad y la autonomía.

 

Ahora bien ¿Por qué todavía tenemos edificios que se planearon y construyeron sin tecnología inteligente? ¿Por qué tantas personas tienen reservas o le temen a la tecnologicalizacion de la arquitectura?

Puede ser porque hemos aprendido que, básicamente, los edificios han sido siempre un poco estúpidos. O quizás es porque ha habido experiencias negativas con los edificios en los que la tecnología utilizada ha tenido algunos fallos.

Incluso si en la actualidad ya se han logrado excelentes resultados con la tecnología disponible, en muchos casos, aún puede mejorar. Esto involucra a todos en la cadena: los fabricantes, los planificadores y diseñadores que necesitan integrar el flujo de trabajo de diseño de edificios inteligentes en el proceso de diseño y los artesanos expertos que deben salir de los caminos que están familiarizados para incursionar por nuevos territorios. Sin embargo, es sólo a través de la aplicación real de la tecnología de hoy en día que la optimización es posible. Se aprende mejor de los errores.

Al principio casi todos los desarrollos técnicos fueron limitados a la hora de aplicarlos.  Por ejemplo, las primeras luminarias LEDs blancas fueron todo un reto y los software 3D han tenido que actualizarse infinidades de veces a medida que se incrementa su uso. Así vemos que la tecnología proviene de un proceso de desarrollo y optimización evolutivo que si resulta bien, conduce a un aumento de su uso y aceptación. Una vez la tecnología se siente natural y se puede utilizar de forma intuitiva, ya no se cuestiona el sentido y la utilidad de esta, y empieza a verse como parte de la vida cotidiana.

Y aunque siempre se percibe una tensión en la relación entre la tecnología y la naturaleza, esta última suele ser el gran modelo a seguir para el desarrollo de tecnologías. Al pensar en automatización, la naturaleza es el genio en la creación de conexiones perfectas entre las células de un organismo. Tomemos como ejemplo, la regulación de la temperatura corporal. Sensores incontables, junto con una multitud de algoritmos, pueden mantener nuestro cuerpo a una temperatura casi constante. Nosotros no podemos controlar nada en la regulación de la temperatura de nuestro cuerpo. Es, simplemente, siempre correcta. Incluso una temperatura más alta durante la enfermedad es una estrategia de control que nos ayuda a recuperarnos más rápido.

Naturaleza como modelo
Naturaleza como modelo

 

Así pues podemos observar que la automatización puede encontrarse en todas partes del mundo natural. Si tomamos la naturaleza como modelo, entonces rechazaríamos el principio clásico de los diseñadores y planificadores: “la mínima automatización que sea posible y tanta automatización como sea necesaria" y seriamos más propensos a hablar de un nuevo principio a favor de la automatización diciendo: “Tanta automatización como sea posible".

Share your thoughts